Carmencastaneda’s Blog

Yihad, Intifada o Guerra Santa

Posted on: 20 mayo 2009

El yihad es uno de los elementos más característicos y controversiales del Islam, ya que su realización tiene actualmente un fuerte impacto en el mundo. A lo largo del siguiente texto explicaré tanto el significado que se le es otorgado en el Corán como el que se le es atribuido coloquialmente, sin dejar a un lado que para entender este término es necesario tener por lo menos una idea muy básica de lo que es el Islam. Se analizará de manera breve si es que existen distintas posturas en cuanto a su aplicación y a los distintos tipos de yihad. Teniendo ya un contexto de lo que implica el yihad, se puede pasar a la aplicación actual de éste en el conflicto entre Palestina e Israel, caso en el que es llamada intifada. ¿Por qué y por quienes es aplicada esta medida en el conflicto? ¿Qué es lo que da legitimidad a sus acciones? ¿Son estas respaldadas por toda la población? El objetivo de esta investigación es poder entender, desde la perspectiva musulmana, el porqué de estas acciones, que tanto daño causan y como en apariencia tienen pocos efectos positivos.

Para poder entender lo que es el yihad, al ser este un concepto religioso, es necesario saber que este término viene del Islam. El origen etimológico de la palabra Islam, viene del árabe الإسلام; al-Islām que significa sometimiento a la voluntad de Dios. A esta raíz se le asocian otros términos como “salám” (paz), “sálim” (salvo, sano), “múslim” (musulmán-sometido), es en estas diferencias de términos en donde se encuentra la base de la discusión sobre lo que verdaderamente es el Islam y si es ésta una religión de paz o violencia.

El Islam es una religión monoteísta y la manera en la que se refieren a Dios es por el nombre de Alá o Allah. En la mayoría de los países musulmanes hay un gobierno teocrático, es decir, todo está regulado por Dios tanto la vida pública como la privada y por lo tanto la violación de sus mandatos se castiga con los infiernos, así como el cumplimiento de los mismos se paga con “los jardines y las mujeres del paraíso” (Elorza, 2008, 300).

Partiendo desde la perspectiva de que la umma o comunidad de los creyentes tiene un grado de superioridad sobre los kufr (infieles) por el simple hecho de profesar la verdadera fe, afirmación que está respaldada en el Corán (98:5-7): “Los que no crean (a Muhammad), tanto gente de la Escritura (judíos) como asociadores (cristianos), estarán eternamente, en el fuego de la gehena. Ésos, son lo peor de la creación. En cambio, los que crean y obren bien, ésos son lo mejor de la creación”.  Entenderemos porqué las acciones realizadas bajo los principios yihadistas y bajo la aplicación del principio básico del Islam de “ordenar el bien y prohibir el mal” son llevadas a cabo en todo el mundo y principalmente en contra de occidente o de territorios fuertemente influenciados por sus ideas, tal sería el caso de Israel.

Yihad es la forma substantiva del verbo Yahada, que significa “esforzarse”. En el Corán, yihad tiene como significado el “esfuerzo en el camino de Dios”, esto puede ser interpretado como una forma de guerra o simplemente como una forma de vida religiosa y de predicación.[1] Existe una teoría que habla de que hay dos formas de yihad, la menor y la mayor, la primera es la guerra a muerte con el infiel, “siendo este un mandato supremo que obliga a todos los creyentes, en la coyuntura actual contra los modernos cruzados” (Elorza, 2008, 133). La segunda vendría siendo la lucha que mantiene el individuo día a día para poder controlarse a sí mismo, mejorarse, para vencer sus instintos, para oponerse a su ego y mantenerse alejado de cuestiones efímeras. La división del yihad, no es totalmente aceptada en la comunidad musulmana al carecer de respaldo histórico de los hadices, pero es uno de los argumentos más utilizados por algunos publicistas musulmanes que intentan defender al Islam de la falsa definición de “religión de guerra”.

Es importante subrayar que al ser el yihad un mandato divino, este tiene sus antecedentes en hechos realizados por el mismo Alá y posteriormente ordenados a Mahoma. El ejemplo más claro de la violencia utilizada por Alá es la derrota del gobierno tiránico del Faraón y los castigos dados al pueblo por su negativa para aceptar la verdadera religión. Posteriormente, Mahoma recibiría la orden de luchar contra aquellos que se han negado a adherirse a su mensaje[2]. Al principio, sus acciones perseguían un objetivo mercantil, esto queda de manifiesto en el conflicto entre musulmanes y mequíes que surgió por el deseo de ambos grupos de controlar las caravanas que circulaban entre La Meca y Siria, y en el asalto a caravanas mequíes en Badr en el año 624. Eventualmente se convertiría en acciones regidas por una doble estrategia, la militar y la religiosa, realizadas en el nombre y por la causa de Alá para obtener o recuperar territorios para la umma y para establecer la Sharía (ley islámica) en todo el mundo. Es en el Corán (9, 14) donde se explica “no se trata solo de proponer la creencia verdadera, sino de presionar para que los hombres la acepten, amonestándoles primero, por las armas a partir de la hégira, convirtiéndola en un instrumento de expansión política”. Es en el año 625 cuando Mahoma inicia las primeras acciones en contra del pueblo judío expulsándolos de Banu Nadir y exterminando a la tribu judía de Banu Qurayza. Convirtiéndose así en los primeros indicios de lo que sería un gran conflicto entre estos dos pueblos. Tanto estas acciones como las realizadas para la conquista de Medina, se pudieron completar gracias una superioridad técnica y moral asumida por los muyâhidin o practicantes del yihad, susceptible de inspirar inseguridad y miedo en los enemigos. Estos últimos dos elementos sentarían la base de la creación de grupos radicales como Hamas o Al-Qaeda.

Actualmente la aplicación del yihad ha evolucionado, ya no persigue objetivos mercantiles o de expansión, pero si sigue siendo utilizado como medio para el establecimiento de un orden social acorde con lo establecido en el Corán y la Sunna, nos podemos dar cuenta de esto principalmente porque la mayoría de sus acciones son realizadas en defensa de pueblos musulmanes ocupados por “infieles” o como ataque a gobiernos y poblaciones que representan una amenaza para el régimen islámico, todas esta bajo la idea de que “la recuperación de toda tierra que una vez fuera tierra del Islam es deber personal de todo musulmán” y que “el cometido principal de la umma no es otro que la guerra por la causa de Dios”. (Elorza, 2008, 292 y 106). Cabe destacar que los códigos de la actual violencia no son sino una reproducción de los planteamientos y lineamientos tanto de lo establecido en el Corán como de los escritos de antiguos teólogos como Ibn Taymiyya.[3]

Para entender más claramente de lo que se trata la moderna aplicación del yihad, sobre todo dentro del contexto del conflicto entre Israel y Palestina, es necesario estudiar la llamada “intifada”, ya que es la muestra más clara de lo que se puede llamar una “guerra santa”. Estas acciones son realizadas con el objetivo de recuperar el territorio que según su creencia religiosa, les pertenece por ser parte de la comunidad creyente.

Intifada es el nombre que reciben los levantamientos populares realizados por la población palestina en Cisjordania y la franja de Gaza en contra del Estado de Israel, realizadas principalmente por menores de edad y adultos jóvenes. Estas revueltas, desde sus inicios, han causado gran preocupación tanto en el gobierno judío, que es el que tiene el control de esos territorios, como entre los estados árabes y la Autoridad Nacional Palestina (ANP), antes Organización para la liberación de Palestina (OLP), ya que han sido ejecutadas, la mayoría de ellas, por la misma población y no por grupos bélicos o terroristas siendo así mucho más difíciles de sofocar y provocando que aumente el grado de tensión entre las distintas partes involucradas. Más allá de razones meramente religiosas, existen motivos reales para que la población palestina esté en descontento con el gobierno judío y que por consiguiente, justifican o dan legitimidad a sus acciones. Estas razones serían: Violación a los derechos humanos como el libre tránsito el uso de la tortura, expulsión de miles de palestinos de sus territorios y en algunos casos el cierre de las fronteras impidiéndoles regresar, control por parte de Israel para la construcción de puertos y caminos obteniendo así el derecho de decidir quién los utiliza y quien no, asesinato sin castigo de miles de palestinos, destrucción de importantes centros religiosos, entre otros.

Debido a que estas acciones no se han realizado de manera constante durante el conflicto, es que se puede hablar de dos etapas y su división corresponde al momento en que se han llevado a cabo. La primera intifada tiene su origen el 7 de diciembre de 1987 cuando un vehículo israelí choca y mata a cuatro palestinos, dos días después se producen los primeros enfrentamientos en los que palestinos atacaron con piedras y otros objetos a las Tropas de Defensa de Israel, estas acciones fueron respondidas con disparos en contra de los palestinos, convirtiendo a la Franja de Gaza en un verdadero campo de batalla. Durante este periodo se utilizaron muy pocas armas de fuego, ya que la población palestina no podía acceder a ellas, es por eso que realizaron acciones “pacíficas” basadas en las indicaciones dadas en el Corán (25, 52) que indica: “No obedezcas, pues, a los infieles y lucha esforzadamente contra ellos…”,lo que se buscaba con estas acciones era provocar una obstrucción política y económica en el Estado de Israel; estos objetivos se cumplirían a través de una desobediencia civil como por ejemplo el boicot a las mercancías israelitas, el rechazo al pago de impuestos, el rechazo al trabajo inhumano subordinado a jefes judíos, entre otros; por lo que era muy difícil combatirlos. La manera en la que se buscó acabar con estas acciones fue por medio del temor  impuesto por la simple presencia de las IDF (Israel Defense Forces) en los territorios ocupados que eventualmente evolucionaría en el uso de la fuerza armada de forma limitada. Es durante esta revuelta que tiene lugar el primer acto terrorista suicida a mano de Hamás. Se llega al final de esta etapa el 13 de septiembre de 1993 con los Acuerdos de Oslo que fueron una serie de acuerdos negociados entre el gobierno israelí y la OLP. Se calcula que en este periodo murieron 1.162 palestinos y 160 israelíes.

La segunda intifada inicia el 29 de septiembre del 2000 cuando cientos de jóvenes musulmanes desde la Explanada de la Mezquita apedrearon a los fieles judíos congregados ante el Muro, teniendo como respuesta que la policía israelí disparó en defensa de sus conciudadanos matando a siete palestinos. Es en este periodo cuando comienza a ser popular el uso de bombas suicidas, aplicando los principios del yihad, teniendo como blanco lugares frecuentados por civiles israelís, estas acciones están respaldadas por numerosas aleyas en el Corán, como por ejemplo en el 8, 39: “Combatidlos hasta que no exista discordia y toda la religión sea de Alá” . En respuesta a estos ataques las autoridades israelíes pusieron en práctica los llamados “asesinatos selectivos” que consistían en asesinatos extrajudiciales contra dirigentes palestinos vinculados a actividades terroristas, familiares de los mismos y civiles próximos.[4] La principal diferencia entre la primera y la segunda intifada, es que durante la segunda ya existía una policía a cargo de la Autoridad Nacional Palestina, lo que proporcionaba un ambiente de aparente igualdad de fuerzas, ya que en esta ocasión los enfrentamientos no serían entre la población civil y las IDF. Las acciones en contra de Israel fueron divididas entre las realizadas por los civiles, las fuerzas de seguridad palestina y grupos terroristas como Hamás y Yihad. En teoría esta segunda ola de revueltas y ataques bilaterales habría llegado a su fin con la realización del Plan de retirada unilateral israelí de la Franja de Gaza, pero está muy claro que esto no ha sucedido, ya que hasta la fecha los enfrentamientos se siguen dando de manera intermitente y aumentando el grado de destrucción a causa de las armas utilizadas y de la frecuencia con la que se realizan.

Desde su inicio en el 2000 y hasta la fecha se calcula que han muerto casi 3,000 palestinos y 37,000 han resultado heridos, mientras que solo 650 israelís han perdido la vida.[5] Esta diferencia de números es causada principalmente por los actos terroristas suicidas realizados por ciudadanos palestinos bajo la idea de que “La fuerza es aquí una violencia canalizada sobre la base de la fe y de las reglas divinas, y no puede ser asimilada a la violencia bruta” (Elorza, 2008, 229), es por esta razón que no les da miedo morir, ya que están siguiendo los pasos del profeta y actuando acorde a lo pedido por Alá, quedando así de manifiesto su total subordinación y demostrando que están dispuestos a hacer lo que sea necesario con tal de conseguir la victoria del Islam sobre los infieles, esto incluye a todo el mundo occidental principalmente a Estados Unidos porque se le considera como la cabeza de la expansión de occidente sobre los países musulmanes.

Siguiendo con la línea que hasta el momento hemos manejado, es decir, analizando estos hechos desde la perspectiva musulmana, es difícil imaginar un final pacífico para las acciones realizadas bajo la intifada y por consiguiente el yihad. Esto debido a que “existe un abierto rechazo al Estado judío” (Elorza, 2008, 288) debido a que están ocupando una tierra que no les corresponde y que según su creencia, basado en el Corán, la Sunna y hechos históricos, es propiedad del Islam. Es importante recalcar que dentro de la comunidad palestina, al ser consideradas las acciones en contra de Israel como un “yihad de necesidad” es aceptable que se produzcan víctimas civiles ya que la destrucción de los sionistas resulta un fin saludable, al ser considerados estos como un peligro para la comunidad musulmana desde la raíz, es decir la familia, hasta la parte más alta de la organización islámica, que vendría siendo la instauración de un gobierno religioso. Por estas razones es que “la única manera de terminar el conflicto, para los palestinos, sería la destrucción total del Estado de Israel”.[6]

Es necesario dejar claro que estas acciones no están respaldadas por la totalidad de la población palestina y estas creencias e interpretaciones de las leyes islámicas no son compartidas por todos los musulmanes. Existen corrientes y grupos radicales, como Hammas o Hezbolá, que son los que llevan a cabo al pie de la letra lo dictado en el Corán, y hay también corrientes más progresistas que piensan respecto a este tema, que la aplicación del yihad en el territorio en cuestión no debe ser obligatorio para los individuos, pero si para grupos que en verdad puedan ayudar a la instauración del régimen islámico intentándolo realizar por medio de acciones pacíficas. Aunque si es cierto que la mayoría de los musulmanes tienen un fuerte sentimiento religioso que en ocasiones los hace actuar de cierta manera que a los ojos del mundo “occidental” podría parecer inhumano, violento y poco racional; resulta poco objetivo generalizar y convertir la interpretación de estas ideas en una satanización de la población musulmana.

Después de analizar desde el contexto histórico, religioso y geográfico las acciones realizadas por cierto sector de la población palestina para la destrucción o en su caso separación del Estado de Israel, se puede comprender de manera clara y de fondo el verdadero por qué de las mismas.  Se entiende que la base del yihad y la intifada es religiosa, pero que además en algunos casos estos conceptos son aplicados de manera muy rigorista, ya que dentro de la misma religión está prohibido actualizar a los tiempos modernos la interpretación del Corán y de los escritos religiosos. Es decir, los aplican de la misma manera en que Mahoma los aplicó en los años 600, surgiendo aquí lo que considero el más grande problema, ya que la forma de vida de esos tiempos, la manera en que se resuelven los conflictos y las “reglas” para la cohabitación de varios pueblos en un sólo territorio, han cambiado de manera muy drástica.

Si tomamos en consideración que los problemas entre estos pueblos vienen de mucho tiempo atrás y que en la actualidad existen importantes grupos radicales que llevan a cabo acciones yihadistas como la intifada, es complicado imaginar que se terminen estas acciones violentas en un tiempo próximo y coincido con lo citado anteriormente, en relación a lo difícil que será el conseguir un fin pacífico para todo el conflicto ya que existe un odio, que ha ido creciendo a través del tiempo, entre estos dos pueblos y conforme van naciendo nuevas generaciones se les van transmitiendo las mismas ideas, haciendo más grande el conflicto e impidiendo que se lleguen a acuerdos que beneficien a todos.


[1] Véase: 7.        Yitzhak, Eduard, Yihad y guerra santa, 2008, Grupo de estudios estratégicos, N°2301, (pp. 1)

[2] Mahoma no fue solo profeta y maestro, como los fundadores de otras religiones… su lucha incluía a un Estado y las fuerzas armadas. Si los combatientes de la guerra por el Islam, la guerra santa ‘en la senda de Dios’, luchan por Dios, se deduce que sus adversarios luchan contra Dios… Dado que Dios es el soberano, el jefe supremo del Estado Islámico, entonces Dios, como soberano, está al frente del ejército. El deber de los soldados de Dios es enviar lo más pronto posible a los enemigos de Dios al lugar donde Dios los castigará, es decir: al otro mundo” (www.mundoarabe.org,  Abdennur Prado, 28/03/09)

[3] Los medios utilizados en la yihad se atienen a lo recomendado por los hadices: cualquier procedimiento con tal de dañar al adversario […] Lo esencial es causar el máximo de bajas al oponente, concentrar las operaciones de mártires, golpear con olvido de tabúes y usos establecidos y desplazar la prioridad del enemigo domestico. Se trata de extender la batalla contra los judíos y los cruzados lo más lejos posibles sobre la tierra, amenazando sus intereses en todas partes, sin dejarles descanso ni estabilidad. (Elorza, 2008, 289)

[4] Véase: Cobo, Pedro, La intifada y sus aspectos militares, 2002,  Ventana al mundo, N° 10, (pp. 139-145)

[5] Véase: Gallega,Raúl, La intifada del muro, 2004, http://www.rebelion.org/noticias/2004/8/2811.pdf

[6] Véase: Elorza, Antonio, Los dos mensajes del Islam, 2008

*Bibliografía

  1. Elorza, Antonio, Los dos mensajes del Islam, 2008, ediciones B.
  2. Cobo, Pedro, La intifada y sus aspectos militares, 2002,  Ventana al mundo, N° 10, (pp. 139-145)
  3. Calvo, José, Claves y consecuencias de la segunda intifada, 2002, Real Instituto elcano, N°101.
  4. Von Benda, R, Los niños de la intifada, 1992,

http://www.edualter.org/material/palestina/pedagogic.html, (30 de marzo 2009)

  1. Oliván, Loles, La segunda intifada, 2001, Nación Árabe, N°43.
  2. AbdalQadir As-Sufi, http://www.shaykhabdalqadir.com/content/index.html, (30 de marzo 2009)
  3. Yitzhak, Eduard, Yihad y guerra santa, 2008, Grupo de estudios estratégicos, N°2301, (pp. 1-39)
  4. Abdotawaab, Maryam, Yihad en Palestina, 2008, http://www.salafishispanos.com/, (30 de marzo 2009)
  5. Al-Albani, Sheik, www.islammexico.net, (30 de marzo 2009)

10.  Prado, Abdennur, Yihad e islamofobia, 2007, http://www.mundoarabe.org/index.htm, (30 de marzo 2009)

11.  Gallega,Raúl, La intifada del muro, 2004, http://www.rebelion.org/noticias/2004/8/2811.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


  • http://www.hudsonvalleybirthnetwork.org/?p=589: Wow that was strange. I just wrote an extremely long comment but after I clicked submit my comment didn't appear. Grrrr... well I'm not writing all th
  • Christal: Very nice post. I just stumbled upon your weblog and wanted to say that I've really enjoyed surfing around your blog posts. In any case I'll be subs
  • karenyomayuza20@hotmail.com: esta chevre esta buenisimo este archivo es el mejor q eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: